La Conquista de Aegon (Segunda Parte)

Las historias difieren en  cuántas  espadas  navegaron  de  Rocadragón  con  Aegon  y  sus hermanas.    Algunos  dicen tres  mil;  otros  sólo  los  enumeran  en centenares. Este  modesto  ejercito  de  los Targaryen  aterrizó  en  la desembocadura de  la Bahía de Aguasnegras,  en la  orilla norteña, dónde  se  alzaban  tres  colinas  arboladas encima  de  un  pequeño  pueblo  de  pescadores.

En los días  de  los Cien Reinos,  muchos reyezuelos habían  exigido  el dominio  sobre  el delta  del  río,  entre  ellos los reyes Darklyn de  Duskendale, los  Massey  de  Piedratormenta, y  antiguos  reyes del río, entre  ellos  los  Mudd, Fisher, Bracken, Blackwood, y  Hook. Las torres  y  fuertes habían  coronado  las tres  colinas  en varios  momentos, sólo  para  ser  derribados en  una guerra u  otra. Ahora sólo  permanecían rocas  rotas y  ruinas  cubiertas de plantas  para dar la bienvenida a  los  Targaryen.

Aunque  reclamada por  ambos, Bastión  de  Tormentas  y  Harrenhal, la  desembocadura del río  se  encontraba indefensa, y  los  castillos  más cercanos pertenecían a los señores  menores  sin  ningún  gran  poder  o  proeza militar,  y  que  tenían  ninguna razón  para  amar  a su nominal señor, Harren el  Negro.   Aegon  Targaryen rápidamente  derribó  una empalizada los leños  y  tierra  alrededor de la  más alta  de  las  tres colinas  y  despachó  a  sus hermanas para  obtener la  sumisión  de  los castillos  más  cercanos.   Rosby  se  rindió  a  Rhaenys  y  al dorado  ojo  de  Meraxes  sin  lucha. En Stokeworth unos arqueros soltaron  las saetas  a Visenya, hasta que  las llamas de  Vhagar hicieran  arder los tejados  del castillo. Entonces ellos  también se  sometieron.

Una primera  verdadera prueba que  tuvieron  los conquistadores vino  de  Lord  Darklyn  de  Duskendale  y  de  Lord Mooton  de  Poza de la  Doncella que  unieron  sus  tropas y  marcharon  al  sur  con  tres  mil  hombres  para  enviar  a los invasores  de  regreso  al  mar.

Aegon  envió  a  Orys Baratheon  para  que  los atacara con  la tropa,  mientras  él descendió  sobre  ellos con  el Terror  Negro. En la batalla  unilateral  que  siguió  murieron  ambos  señores;  el  hijo  de  Darklyn  y  el  hermano  de Mooton  se  rindieron  después  en sus  castillos  y  juraron  sus espadas  a la Casa Targaryen.

En ese  momento  Duskendale era  el principal puerto  de  Poniente  en  el  Mar Angosto  y  se  había enriquecido  del comercio  que  atravesaba  su  puerto. Visenya  Targaryen  no  permitió  saquear  el pueblo, pero  no  dudó  en exigir sus riquezas, inflando  los  cofres  de  los conquistadores.   Quizás éste  sería un  lugar indicado  para  describir las diferencias  en los caracteres  de  Aegon  Targaryen  y  sus hermanas  y  reinas.

Visenya,  la  mayor de los  tres  hermanos, era  una guerrera como  el propio  Aegon,  y  cómoda  tanto  con  cota  de mallas,  como  con  sedas.  Esgrimía una espada de  acero  valyrio,  La Hermana  Oscura, y  era experta  en  su uso,después  de  haber entrenado  al lado  de  su hermano  desde la niñez.

Aunque  poseía el cabello  de  plata  y  oro  y ojos púrpuras de Valyria, la  suya  era una belleza  áspera, dura.  Incluso  aquéllos que  la  amaron  describieron  a Visenya  como  dura, seria, rencorosa,  y  algunos dijeron  que  era  experta  en  venenos  y  hechicerías  oscuras. Rhaenys,  la  más joven de los tres  Targaryen, era  todo  lo  que  no  era su hermana:  juguetona, curiosa,  impulsiva, dada a  los  vuelos  de  la imaginación. No  era una  verdadera guerrera,  Rhaenys amaba  la  música,  la  danza,  y  la poesía,  y  apoyaba  a  muchos cantantes, bufones,  y  titiriteros.  Todavía fue  dicho  que  Rhaenys pasó  más tiempo en el lomo  de  su dragón  que  su hermano  y  hermana juntos, porque,  sobre  todas las cosas,  ella amaba  volar.

Le oyeron  decir una  vez que  antes de  morir, quería  volar  con  Meraxes  por el  Mar  del Ocaso  para  ver  lo  que  había en sus  orillas  occidentales.  Aunque  nadie nunca cuestionó  la  fidelidad  de  Visenya  a su hermano  y  esposo, Rhaenys  se  rodeó  de  hombres  apuestos  y  jóvenes,  y  (fue  susurrado)  que  incluso  entretuvo  a  algunos  en  sus alcobas  en las noches  cuando  Aegon  estaba con  su hermana  mayor.  Todavía, los  observadores  en  la corte pudieron  notar, a pesar de  estos rumores, que  el rey  pasaba diez noches  con  Rhaenys  por cada una  con Visenya.

El propio  Aegon  Targaryen,  extrañamente,  era tanto  un  enigma para  sus contemporáneos,  como  para nosotros.   Armado  con  la espada  de  acero  valyrio, Fuegoscuro,  él  se  contaba  entre  los  más  grandes  guerreros de  su edad, sin  embargo,  no  sentía placer  en  eventos  relacionados  con  las  armas  y  nunca participó  en  un  torneo  o  mêlée. Su  montura  era  Balerion  el  Terror  Negro, pero  sólo  lo  montaba para batallar,  o  para viajar  rápidamente  por  la tierra  y  mar.  Su  imponente  presencia atrajo  a  los hombres  bajo  sus estandartes,  no  obstante,  no  tenía ningún amigo  íntimo,  excepto  Orys Baratheon,  el compañero  de  su juventud.

Le  presentaron  varas  mujeres,  pero  Aegon  siempre  permaneció  fiel a  sus  hermanas. Como  rey,  él depositó  una gran  confianza en  su pequeño  concilio  y  sus  hermanas,  dejando  mucho  de  la  gobernación  del reino  en  sus manos… aunque  no  dudó  en  tomar  el  mando  cuando  lo  encontró  necesario. Aunque  trató  con  severidad  a  los rebeldes  y  traidores, era  generoso  con  enemigos anteriores  que  doblaron  la rodilla.

Esto  lo  demostró  la primera vez  en el  fuerte  Aegon, el  castillo  de  madera cruda  y  tierra que  él había levantado encima  de  lo  que  será de  aquí en adelante  y  para  siempre  conocida como  la Colina Alta  de  Aegon. Habiendo capturado  una docena  de  castillos  y  asegurado  la desembocadura de la  Bahía de  Aguasnegras en  ambos  lados del río,  él  ordenó  a  los señores  que  había derrotado  que  se  presenten ante  él.  Allí ellos  pusieron  sus espadas a sus pies,  y  Aegon  los  levantó  y  los  confirmó  en sus tierras y  títulos.

A sus partidarios  más antiguos los premió con  nuevos  honores.  Daemon  Velaryon,  Lord  de  las Mareas, fue  elevado  al puesto  de  Consejero  de  Barcos,  a cargo  de  la flota  real.  A  Triston  Massey,  Lord  de  Piedratormenta  se  lo  nombró  Consejero  de  Leyes,  Crispian Celtigar el  Consejero  de  la  Moneda.  Y  a  Orys Baratheon  proclamó  “mi  escudo,  mi  valor,  mi  mano  derecha.”

Así  Baratheon  es considerado  por  los  maestres  la primera Mano  del  Rey.   Los  estandartes heráldicos  habían  sido  por  mucho  tiempo  una tradición  entre  los señores  de  Poniente,  pero cosas  así nunca se  habían  usado  por los señores  dragón  de  la antigua Valyria. Cuando  los  caballeros de  Aegon desplegaron  su  gran  estandarte  de  seda de  batalla,  con  un  dragón  rojo  de  tres  cabezas, echando  fuego  por  la boca en  un  campo  negro,  los señores  lo  tomaron  como  una señal  de  que  él era ahora de  verdad  uno  de  ellos, un  alto  rey  digno  de  Poniente.

Cuando  la Reina Visenya puso  un  círculo  de  acero  valyrio  adornado  con  los rubíes en  la cabeza de  su hermano, y  la Reina Rhaenys lo  aclamó  como,  “Aegon,  Primero  de  Su  Nombre,  el Rey  de  Todo  Poniente,  y  Escudo  de  Su Gente,”  los dragones  rugieron  y  los  señores  y  caballeros  vitorearon  de  alegría…  pero  el pueblo  llano,  los pescadores  y  campesinos,  gritaron aún  más  estridentemente.

Sin  embargo  había siete  reyes  que  no  estaban  contentos  con  el ungimiento  de  Aegon  el  Dragón. En Harrenhal y  en  Bastión  de  Tormentas,  Harren el Negro  y  Argilac  el Arrogante  ya  habían  convocado  a  sus  estandartes. En el oeste, el  Rey  Mern del  Dominio  montó  por  el Camino  del  Océano  a  Roca Casterly  para encontrarse  con  el Rey  Loren de  la Casa  Lannister.

La  Princesa  de  Dorne  despachó  un  cuervo  a Rocadragón,  ofreciendo  unirse  con Aegon  contra Argilac  el  Rey  Tormenta…  pero  como  iguales y  aliados,  no  como  un  súbdito.      Otra  oferta  de  alianza  vino  del rey  niño  del  Nido  de  Anguilas, Ronnel Arryn, cuya  madre  pidió  a  todas  las tierras al este  de  Forca Verde del  Tridente  que  apoyen  el Valle  contra Harren el Negro.

Incluso  en  el  Norte,  el Rey  Torrhen Stark  de  Invernalia se  sentaba con  sus  señores banderizos  y  consejeros hasta  tarde  en  la noche, discutiendo  lo  que  deberían  hacer  respecto  de  este  supuesto  conquistador.

El reino entero  esperó  ansiosamente  ver  la siguiente  movida de  Aegon.   En pocos días desde  su  coronación,  los  ejércitos de  Aegon  estaban  de  nuevo  en  marcha.  La parte  mayor de  su hueste  cruzó  la Bahía de  Aguasnegras,  marchando  al sur hacia el Bastión  de  Tormentas bajo  el  mando  de  Orys Baratheon. La  Reina  Rhaenys  lo  acompañó, a  horcajadas sobre  Meraxes  de  ojos dorados  y  escalas plateadas. La flota  de  los  Targaryen, bajo  la dirección  de  Daemon  Velaryon, dejó  la  Bahía de  Aguasnegras y  se  dirigió  al norte,  hacia  Puerto  Gaviota y  el Valle. Con  ellos  fueron  la Reina Visenya  y  Vhagar. El rey  marchó  al nordeste, hacia el Ojo  de  dioses y  Harrenhal, la gigantesca fortaleza que  era  el  orgullo  y  la  obsesión  de  Rey  Harren el Negro  y  qué  él había completado  y  ocupado  en  el  mismo  día  que  Aegon  aterrizó  en lo  que  un  día  habría  de  ser Desembarco  del Rey.

Los  tres  ejércitos de  los  Targaryen  enfrentaron  una oposición  feroz. Los señores  Errol, Fell,  y  Buckler, los vasallos de  Bastión  de  Tormentas, sorprendieron  de  antemano  a  los  miembros  del ejército  de  Orys  Baratheon cuando  estaban  cruzando  el Wendwater, reduciendo  a  más  de  mil  hombres,  antes de  desaparecer  entre  los árboles.

Una flota  de  los Arryn  apresuradamente  congregada,  engrosada por una docena  de  buques  de  guerra  de  los Braavosi, encontró  y  derrotó  la flota  de  los Targaryen  en las  aguas fuera de  Puerto  Gaviota. Entre  los  muertos estaba el  almirante  de  Aegon, Daemon  Velaryon. El  propio  Aegon  fue  atacado  en  la orilla sur  de  el  Ojo  de Dioses,  no  una, sino  dos  veces. La  Batalla  de  las  Cañas  fue  una victoria  de  los  Targaryen, pero  sufrieron  fuertes pérdidas en  los Sauces Llorones,  cuando  dos de  los  hijos del  Rey  Harren  cruzaron  el lago  en  barcoluengos  y  los atacaron  por la  retaguardia.

Tales  derrotas evidenciaron  algunos reveces,  sin  embargo,  y  al final, los  enemigos de  Aegon  no  tenían  ninguna respuesta para  sus dragones.   Los  hombres  del Valle  hundieron  un  tercio  de  los barcos de  los  Targaryen  y  capturaron  otros tantos,  pero cuando la Reina Visenya descendió sobre ellos del cielo, sus propios barcos se quemaron.

Los señores  Errol, Fell  y  Buckler  se  escondieron  en sus  bosques  familiares,  hasta  que  la Reina  Rhaenys  liberara a Meraxes  y  una pared de fuego  barrió  a  través  de  los  bosques,  volviendo  los árboles  en antorchas.

Y  los vencedores  de  los Sauces  Llorones,  que  retornando  por el  lago  a Harrenhal, la  pasaron  mal, cuando  Balerion descendió  sobre  ellos del cielo  de  la  mañana. Los barcoluengos  de  Harren se  quemaron. Y  también  los  hijos  de Harren.

Los  enemigos de  Aegon  también  se  encontraron  plagados por otros enemigos. Cuando  Argilac el  Arrogante reunió  sus  espadas  en Bastión  de  Tormentas,  los piratas de  Peldaños  de  Piedra descendieron  en  las  orillas  de Cabo  de  Ira para aprovecharse  de  su  ausencia;  y  una facción  de  Dorne  incursionó  fuera de  las  Montañas  Rojas para barrer  a  través  de  la  Marca de  Dorne. En el Valle,  el joven Rey  Ronnel tenía que  contender  con  una rebelión  en las Tres  Hermanas, cuando  estos renunciaron a  la  obediencia al Nido  de  Águilas y  proclamaron  a  la Señora  Marla  Sunderland  su reina.

Todavía éstas  eran  molestias menores  comparadas a  lo  que  le  ocurrió  a  Harren  el  Negro. Aunque  la  Casa Hoare había gobernado  las Tierras de  los Ríos por tres  generaciones,  los  hombres  del Tridente  no  querían  a  su señor hombre  de  hierro. Harren  el Negro  había asesinado  a  miles  en la  construcción  de  su gran  castillo  de  Harrenhal, saqueando  las  Tierras  de  los Ríos  y  empobreciendo  a  los señores  y  campesinos por igual con  su apetito  por  el oro.

Así  que  ahora  las gentes  de  las Tierras de  los  Ríos se  alzaron  contra él, liderados por Lord  Edmyn  Tully  de Aguasdulces. Convocado  a  la defensa de  Harrenhal,  Tully  se  declaró, en  cambio,  por la Casa Targaryen, levantando  el  estandarte  de  dragón  encima de su  castillo,  montó  con  sus caballeros  y  arqueros  y  unió  sus fuerzas a  las de  Aegon. Su  desafío  fue  seguido  por  los  otros señores  de  los  ríos.  Uno  por  uno, los señores  del Tridente  renunciaron a  Harren y  se  declararon  por Aegon  el  Dragón.  Blackwood,  Mallister, Vance, Bracken, Piper,  Frey, Strong…  convocando  a  sus  huestes,  ellos  descendieron  sobre  Harrenhal.

De  repente  excedido  en  número,  el Rey  Harren el Negro  se  refugió  en  su  supuestamente  inexpugnable fortaleza.  El castillo  más grande  alguna vez levantado  en Poniente, Harrenhal alardeaba de  cinco  torres gigantescas,  una fuente  inagotable  de  agua fresca, inmensas  bóvedas  subterráneas  abastecidas  con comestibles,  y  muros  macizos de  roca negra demasiado  altos para  cualquier  escalera de  mano,  y  demasiado gruesos para  ser  derrumbados por  cualquier ariete,  o  destrozados por una catapulta. Harren  obstruyó  sus puertas  y  se  estableció  abajo  con  sus hijos restantes  y  partidarios para  resistir el  asedio.
Aegon  de  Rocadragón  pensaba de  manera diferente.  Una vez que  había unido  su  poder  con  el de  Edmyn  Tully y  los otros señores  de  los ríos para  cercar  el  castillo, él  envió  a  un  maestre  a  las  puertas  enarbolando  el estandarte  de  paz, para  parlamentar.  Harren salió  para encontrarse  con  él:  un  hombre  anciano  y  canoso, todavía feroz  en  su armadura negra.

Cada rey  tenía a  su  portador de  estandarte  y  a su maestre  en  el séquito, por lo  que  todavía se  recuerdan  las palabras que  intercambiaron.   “Ríndete  ahora,”  Aegon  empezó, “y  podrás permanecer  como  Señor  de  las  Islas  de  Hierro.  Ríndete  ahora, y  tus hijos  vivirán  para  gobernar  después de  ti. Tengo  ocho  mil  hombres fuera  de  tus  muros.”

Quema de Harrenhal
“Lo  que  está  fuera de  mis  muros  no  me  preocupa,”  dijo  Harren.  “Esos  muros son  fuertes  y  gruesos.”   “Pero  no  tan altos para  los  dragones. Los  dragones  vuelan.”      “Yo  construí  en la roca,”  dijo  Harren.  “La roca no  arderá”      A lo  que  Aegon  dijo,  “Al  ocaso,  tu linaje  desaparecerá.”

Se dice  que  Harren  escupió  y  regresó  a  su  castillo. Una  vez dentro,  envió  a cada hombre  a los parapetos, armados con  lanzas, arcos  y  ballestas, con  promesas  de  tierras    y  riquezas al  que  matara  al dragón.  “Tengo  una hija, el asesino  del  dragón  podrá exigir  su  mano  también,”  Harren el Negro  proclamó. “O,  en  cambio  le  daré  a una de las hijas de  Tully,  o  a las tres,  si gusta. O  puede  escoger  a  una de las  cachorras de  Blackwood,  o    a cualquier muchacha  nacida  de  estos  traidores  del Tridente,  estos señores  de  barro  amarillo.”

Entonces  Harren el Negro  se  retiró  a  su torre,  rodeado  por  su guardia,  a cenar con  sus  hijos.   Cuando  se  desvaneció  la última luz  del  sol, los hombres de  Harren  el Negro  observaban  en  la  oscuridad  la reunión  de  gente,  asiendo  sus lanzas y  ballestas.  Cuando  ningún  dragón  apareció, algunos pudieron  haber pensado  que  las amenazas  de  Aegon  habían  sido  huecas.

Pero  Aegon  Targaryen  subió  con  Balerion  muy  alto  en  el  cielo, a  través  de  las nubes,  hasta  que  el  dragón  no era  más grande  que  una  mosca  en la luna. Sólo  entonces  descendió,  bien  dentro  de  los  muros del  castillo.  Con las alas tan  negras como  carbón, Balerion  se  zambulló  a través  de  la noche,  y  cuando  las grandes  torres de Harrenhal aparecieron debajo, el dragón rugió su furia y las bañó con remolinos de fuego negro y rojo.
La roca no  arderá,  Harren había alardeado,  pero  su castillo  no  era  exclusivamente  hecho  de  roca. Madera  y lana, cáñamo  y  paja,  pan  y  carne  salada  y  grano, todos  cogieron  el fuego. Ni los hombres  de  hierro  de  Harren eran  de  piedra.

Ardiendo, gritando, amortajados en  llamas,  corrieron  por los patios  y  se  arrojaron  de  los  muros para morirse  en  la  tierra  debajo. E  incluso  la  piedra crujió  y  se  agrietó  con  el  fuego  tórrido.

Los  señores  de  los ríos fuera de los  muros  del castillo  han  relatado  después,  que  las torres  de  Harrenhal brillaron  rojas contra la  noche,  como  cinco  grandes velas…  y  como  las  velas,  empezaron  a  torcerse  y  fundirse, cuando  arroyos de  roca fundida corrieron  por sus laterales.

Harren y  sus  últimos  hijos  perecieron  en  los  fuegos  que  engolfaron  su  monstruosa fortaleza esa noche.  La Casa Hoare  murió  con  él,  y  también  el poder  de  las Islas  de  Hierro  sobre  las Tierras de  los Ríos. Al  día  siguiente, fuera de  las ruinas humeantes de  Harrenhal, el Rey  Aegon  aceptó  un  juramento  de  lealtad  de Edmyn Tully,  Lord  de  Aguasdulces,  y  lo  nombró  Lord  Supremo  del  Tridente.

Los  otros  señores  de  los ríos hicieron  el homenaje  también  a  Aegon  como  su rey, y  a Edmyn  Tully  como  su  señor feudal.   Cuando  las cenizas se  habían  enfriado  lo  suficiente  para  permitirles  a los hombres entrar  en el  castillo, las espadas de los  caídos,  muchas destrozadas,  o  fundidas, o  retorcidas por  el fuego  de  dragón, se  recogieron  y  se enviaron al fuerte Aegon en carros.
Hasta aquí la segunda parte de la Conquista de Aegon.

Recordad que también estoy en redes sociales:

Muchas gracias por leerme.

Fuente: El Mundo de Hielo y Fuego

2 comentarios en “La Conquista de Aegon (Segunda Parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s