Maggy la Rana: el destino de Cersei

Hoy me gustaría hablar de una de las profecías que más llevaderos de cabeza está trayendo en el Universo Canción de Hielo y Fuego: la profecía que Maggy la Rana le hace a Cersei.

En Festín de Cuervos, cuarto libro de Canción de Hielo y Fuego, Cersei sueña y recuerda lo ocurrido cuando ella era joven.

¿Qué significa esta escena? Es un recuerdo que le da miedo, un  sueño que se convierte en pesadilla cada vez que cierra los ojos. Cersei adora a sus hijos, haría y hace cualquier cosa que sea por ellos, cualquier cosa. Y que Maggy la Rana le profetice lo que veremos a continuación le ha marcado toda su vida.

Maggy

Maggy

Os dejo por aquí todo el extracto y lo comentamos:

“—Largo de aquí —les dijo a las niñas con una voz que era como un graznido.

—Hemos venido a que nos leas el futuro —le replicó la pequeña Cersei.

—Largo de aquí —graznó por segunda vez la anciana.

—Nos han dicho que puedes ver el mañana —dijo Melara—. Sólo queremos saber con qué hombres vamos a casarnos.

—Largo de aquí —graznó Maggy por tercera vez. «Hacedle caso —habría gritado la Reina si tuviera lengua—. Todavía estáis a tiempo. ¡Huid, estúpidas!» La niña de los bucles dorados se llevó las manos a las caderas.

—Léenos el futuro o se lo diré a mi señor padre y te hará azotar por tu insolencia.

—Por favor —rogó Melara—. Léenos el futuro y nos marcharemos.

—Aquí hay alguien que no tiene futuro —murmuró Maggy con su espantosa voz ronca. Se puso la túnica y les hizo una seña para que se acercaran—. Si no queréis largaros, venid. Estúpidas. Venid, sí. Tengo que probar vuestra sangre.

Melara se puso pálida, pero Cersei no. Una leona no tenía miedo de una rana, por vieja y fea que fuera. Debería haberse marchado; debería haber obedecido; debería haber huido de allí. Sin embargo, cogió el puñal que le tendió Maggy, y se pasó la hoja de hierro mellado por la yema del pulgar. Luego le hizo lo mismo a Melara. En la penumbra verdosa de la carpa, la sangre parecía más negra que roja. La boca desdentada de Maggy tembló al verla.

—Ven —susurró—, trae aquí.

Cersei le tendió la mano, y la vieja sorbió la sangre con unas encías tan suaves como las de un recién nacido. La Reina aún recordaba lo fría y desagradable que era aquella boca.

—Tres preguntas puedes hacer —dijo la vieja después de beber—. No te van a gustar mis respuestas. Haz las preguntas y lárgate.

«Vete —pensó la Reina en sueños—. No digas nada, vete.» Pero la niña carecía del sentido común suficiente para tener miedo.

—¿Cuándo me casaré con el príncipe? —preguntó. —Nunca. Te casarás con el rey.

Bajo los rizos dorados, el rostro de la niña se frunció en un gesto de desconcierto. Durante muchos años pensó que aquellas palabras querían decir que no se casaría con Rhaegar hasta después de la muerte de Aerys, su padre.

—Pero seré reina, ¿verdad? —preguntó la pequeña.

—Sí. —Los ojos amarillos de Maggy tenían un brillo malévolo—. Reina serás… hasta que llegue otra más joven y bella para derrocarte y apoderarse de todo lo que te es querido.

La ira relampagueó en el rostro de la niña.

—Si lo intenta, le diré a mi hermano que la mate. —Ni aun así se detuvo; era una cría testaruda. Todavía le quedaba una pregunta, un atisbo de lo que le esperaba en la vida—. ¿El Rey y yo tendremos hijos? —preguntó.

—Oh, sí. Él, dieciséis; tú, tres.

Aquello no tenía lógica. El corte del pulgar le dolía; la sangre goteaba en la alfombra. «¿Cómo es posible?», habría querido preguntar, pero ya no le quedaban preguntas. Sin embargo, la anciana no había terminado con ella.

—De oro serán sus coronas y de oro sus mortajas —le dijo—. Y cuando las lágrimas te ahoguen, el valonqar te rodeará el cuello blanco con las manos y te arrebatará la vida.

—¿Qué es un valonqar? ¿Una especie de monstruo? —A la niña de pelo dorado no le habían gustado las profecías—. Eres una mentirosa, una rana con verrugas, una vieja maloliente, no me creo ni una palabra. Vámonos, Melara. No vale la pena escucharla.

—A mí también me tocan tres preguntas —insistió su amiga. Cersei la agarró por el brazo, pero ella se liberó y se volvió hacia la vieja—. ¿Me casaré con Jaime? — preguntó de sopetón.

«Qué imbécil —pensó la Reina, furiosa pese a los años transcurridos—. Jaime no sabe ni que existes». En aquellos tiempos, su hermano sólo vivía para las espadas, los perros, los caballos… y para ella, su melliza.

—Ni con Jaime ni con nadie —replicó Maggy—. Los gusanos devorarán tu virginidad. Tu muerte está aquí esta noche, niña. ¿No la hueles? Está muy cerca.”

Una joven Cersei, acompañada de su amiga Melara, van a visitar a una bruja de la que han oído que podía maldecir a un hombre e incluso hacer que se enamorara. Una bruja que las malas lenguas llaman Maggy la Rana.

Cersei y Melara

Cersei y Melara

Tres preguntas que  por entonces no tenían ningún sentido pero que ahora ya lo han cambiado todo.

“Una leona no tiene miedo de una rana, por vieja y fea que sea”.  Cersei, tan osada, se arriesga sin comprender qué era lo que el futuro le deparaba.

Primera profecía: el príncipe y el Rey

—¿Cuándo me casaré con el príncipe? —preguntó. —Nunca. Te casarás con el rey.

Hacía poco que Cersei se había enterado por parte de su padre, Tywin Lannister, que iba a estar prometida con el príncipe Rhaegar Targaryen, hijo de Aerys (el Rey Loco). Cersei no cabía más en sí de gozo, el principe Rhaegar era todo lo que podía soñar siendo joven.  Pero sus planes se truncaron. Incluso ahora, ya adulta, anhela los momentos que no vivió con él: Robert Baratheon lo mató en el Tridente.

Cersei da por hecho que ese enlace se producirá y directamente la pregunta es cuando me casaré con el príncipe, no si lo hará. Confía en su padre, Tywin, y en el poder que ejerce sobre Aerys. Qué equivocada estaba. Efectivamente, acabó casándose con el Rey.

Para ella, el asesino de Rhaegar. Cuánto le habría gustado que fuese al revés.

“¿El Rey y yo tendremos hijos? —preguntó.

—Oh, sí. Él, dieciséis; tú, tres.”

Algo que en la joven mente de Cersei no concuerda. ¿Cómo iba a tener el rey, su marido, dieciséis hijos y ella tan sólo tres?

Ahora las cosas las ve de un modo distinto: dieciséis bastardos. Ella tres: Joffrey, Tommen y Myrcella. Pero No del rey. Eso tampoco lo especifica Maggy la Rana.

Segunda profecía: serás Reina

“—Pero seré reina, ¿verdad? —preguntó la pequeña.

—Sí. —Los ojos amarillos de Maggy tenían un brillo malévolo—. Reina serás… hasta que llegue otra más joven y bella para derrocarte y apoderarse de todo lo que te es querido. La ira relampagueó en el rostro de la niña.

—Si lo intenta, le diré a mi hermano que la mate.”

Cersei siempre ha ansiado el poder, aún siendo joven. Cierto es que su enamoramiento con Rhaegar era fruto de todo lo que había escuchado en la corte: su belleza y sangre Targaryen la atraían sobremanera.

Ahora, al enterarse que será reina, su mentalidad se redirige hacia el poder que significará serlo.

Siendo adulta y justo al tener el sueño, la situación de Cersei es ver como los Tyrell cada día que pasa cuentan más a la hora de la toma de decisiones: la boda de Margaery y su hijo Tommen les ha abierto esta puerta.

Por lo tanto directamente relaciona a la joven reina que le arrebatará el poder con Margaery Tyrell. Pero pensemos que no es la única reina joven: también está la madre de Dragones, Daenerys Targaryen. Que planea en breve su incursión hacia Poniente.

Tercera profecía: De oro serán sus coronas y de oro sus mortajas; el valonqar

—De oro serán sus coronas y de oro sus mortajas —le dijo—. Y cuando las lágrimas te ahoguen, el valonqar te rodeará el cuello blanco con las manos y te arrebatará la vida.

—¿Qué es un valonqar? ¿Una especie de monstruo?

Maggy la Rana acierta al indicarle que de oro serán sus coronas, pues hasta ahora dos de ellos ya han llegado a ser Reyes: Joffrey y Tommen. Myrcella, por ahora, está por ver: recordad su trama en Dorne, donde pretenden coronarla como Reina a pesar de ser su hermano Tommen Rey de los Siete Reinos.

Si de oro serán sus coronas, de oro también serán sus mortajas. Por ahora uno de ellos, Joffrey, ya ha fallecido, cumpliéndose la parte de las mortajas también doradas.

De ahí que Cersei esté tan asustada. Teme por Tommen, teme por Myrcella. Y egoístamente teme por ella misma.

Pero la profecía continúa: 

Y cuando las lágrimas te ahoguen, el valonqar te rodeará el cuello blanco con las manos y te arrebatará la vida.

Esta parte la han omitido en la serie. Pero en los libros es la parte más importante de todas las profecías.

Ya sabéis que valonqar es una palabra que proviene del Alto Valyrio y que significa hermano/a menor o pequeño/a. Ahora la pregunta del millón: ¿quién es el o la valonqar? Entre los fans de Canción de Hielo y Fuego se barajan las siguientes opciones:

Tyrion

Tyrion

  • Tyrion Lannister: el hermano al que Cersei odia por encima de todo. Si siendo pequeña culpas a un bebé de la muerte de tu madre, ese odio no hace más que crecer con el paso de los años. El odio entre ambos es mutuo, siendo Tyrion víctima de sus puyas y malos tratos desde que tiene consciencia. Es por eso que es una de las posibilidades de la profecía.
Jaime

Jaime

  • Jaime Lannister: como nos han dicho, nació después de Cersei. Según dicen literalmente agarrado a su tobillo. Entre ellos se enorgullecen de haber llegado juntos al mundo, añadiendo además que juntos también se irán de él. ¿Por qué mataría Jaime a Cersei, si tan unidos están? Que sea el padre de sus hijos es lo de menos, pues nunca ha actuado como tal. Pero Cersei ha sufrido una transformación y Jaime otra, solo que en caminos opuestos. Perder su mano, esa catástrofe, ha hecho mella en el alma de Jaime y digamos le ha hecho abrir los ojos y querer ser mejor persona. En cambio Cersei, sola, con Joffrey y Tywin muertos, con Jaime tanto tiempo lejos…la ha vuelto loca. Tal vez por ese motivo él sea el valonqar.
Arya

Arya

  • Arya Stark: la palabra valonqar no tiene por qué referirse a alguien de la familia. Sabemos que Cersei se encuentra todavía en la lista de la joven Stark. Y también sabemos que Arya no es de las que se olviden de las cosas.

Daenerys

  • Daenerys Targaryen: la hermana menor de Viserys es otra de las opciones. Y una que resuena con fuerza porque más pronto que tarde continuará su conquista del Trono de Hierro, hacia Poniente. Hacia Cersei. ¿Llegará a tiempo de acabar con su vida? ¿Lo hará uno de sus dragones? O, cuando llegue, ¿el valonqar real ya habrá acabado con su vida?

¿Qué pensáis vosotros? ¿Quién creéis que es el valonqar?

Hasta ahora la profecía de Maggy la Rana se ha cumplido, o gran parte de ella. En la serie incluso hay partes que se han cumplido del todo.

Suscribiros al blog para recibir las últimas actualizaciones y si queréis podéis seguirme también por redes sociales.

Facebook

Twitter

Instagram

Además, si queréis seguir leyendo sobre profecías podéis en los siguientes enlaces:

 

 

Anuncios

Un comentario en “Maggy la Rana: el destino de Cersei

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s