Lyanna Stark, el Torneo de Harrenhal y la Torre de la Alegría: descifrando el enigma

Este personaje es uno de los más desconocidos hasta ahora de la saga Canción de Hielo y Fuego. Muchos ponen su nombre en sus bocas pero, ¿la conocieron en realidad?

Hoy intentaré descifrar a esta aventurera mujer, Lyanna Stark, gracias a lo acontecido en los libros. Con las palabras de otros y un poco de cosecha propia tal vez consigamos comprender algo de ella.

Lyanna Stark fue hija de Lord Rickard Stark, Señor de Invernalia, y de Lady Lyarra Stark. Nació en el año 267 AC en Invernalia y murió en el año 283 AC, en la Torre de la Alegría. A la edad de 16 años, apenas en su adolescencia. ¿Qué fue lo que realmente ocurrió?

Vayamos paso a paso.

Infancia y juventud de Lyanna

 

Lyanna tuvo tres hermanos, siendo ella la única chica de los cuatro hermanos: Brandon, Benjen y Eddard Stark. De la relación que mantuvo entre ellos sabemos que con Brandon y Ned fue muy buena. De ella y Brandon se decía que “tenían la sangre del lobo”, dandónos a entender que eran dos personas indómitas e impulsivas.

tumblr_o6jtdpjlha1s6bxzqo2_500

A Lyanna le encantaba montar a caballo, era una de sus pasiones. No era una chica convencional que le gustase hacer las típicas tareas que se adjudicaban a las mujeres. En ese sentido se parecía a Arya. Lyanna era un espíritu libre, una niña con carácter que de haber seguido viva se habría convertido en una gran mujer. No se dejaba amedrentar por nada ni nadie, y eso la hacía fuerte. Era también testaruda y de haber nacido tal vez en otra época o con un padre distinto, habría aprendido el manejo de una espada sin ningún problema. Pero Lord Rickard no podía consentir aquello.

¿Qué hay más terrible que una mujer indomable? Tal vez, un hombre que se le asemeje. Enseguida llegaré a ello.

Lyanna y Brandon se parecían, a ambos les gustaba salir a montar a caballo. En una ocasión Roose Bolton afirmó que “Lyanna era la mitad de un caballo en sí misma”.  A los dos hermanos se los comparaba con centauros, tal era la pasión que ambos sentían por los caballos. Supongo que la sensación de libertad que sentía Lyanna al montar era similar a volar con el viento; o, tal vez, al hacerlo añorase marchar de allí. Eso nunca lo sabremos.

Lyanna adoraba pasearse por los jardines de Cristal de Invernalia, donde crecían las rosas azules, que se paraba a oler. Nombro esto porque más adelante tiene su importancia.

La prometida de Robert 

Cuando su padre la prometió a Robert, Lyanna se encontraba en Invernalia. Sabemos que no era un enlace muy ansiado por su parte por las palabras que le dijo esa misma noche a su hermano Ned:

“El amor es maravilloso, mi querido Ned, pero nada puede cambiar la naturaleza de un hombre.”

Lyanna sabía de las escapadas de Robert a la cama de muchas mujeres. Se lo cuenta a Ned simplemente como una información que poseía, no como algo que en realidad le afectase. ¿Estaría aceptando su destino? ¿O simplemente tenía pensado escapar?

Conociendo a Lyanna y sabiendo cual era su carácter, es muy probable que tuviera pensado escapar de tal sino.

Ella sabía de la existencia de una niña bastarda en el Valle de Arryn (¿Mya Piedra?) y Ned Stark, intentando ayudar a la vez a su amigo y a su hermana, le asegura que lo que hace un hombre antes del matrimonio no hay que tenerlo en cuenta. Que Robert cambiaría una vez casado. ¡Qué equivocación la suya!

El Torneo de Harrenhal

 

Cuando el Torneo de Harrenhal tuvo lugar, Lyanna se encontraba presente con sus tres hermanos. Allí conoció y ayudó a un Howland Reed que estaba siendo acosado por tres jóvenes escuderos, espantándolos con una espada del mismo torneo. Fue gracias a ella que Howland y  Ned se conocieron, pues llevó al herido a la tienda y entonces les presentó al resto de su familia. Esa misma noche Lyanna habló con el joven Reed insistiéndole en que debía acudir al festín que se celebraba esa noche. ¿Y quién era nadie para prohibírselo a Lyanna? La dama con la sangre del lobo no podía ser rechazada, siempre se salía con la suya. Así que fue al festín acompañada por su nuevo amigo y sus hermanos.

Allí fue presente del arte del príncipe Rhaegar Targaryen con el arpa, que también había acudido al Torneo de Harrenhal junto a su padre. Lyanna, al escuchar tan dulce melodía, lloró. Y no le avergonzó hacerlo. ¿A quien no le ha pasado lo mismo? La música la transportó tal vez lejos de aquel lugar, quizá fue gracias a ella que abrió los ojos y quiso estar en el lugar de la esposa de aquel príncipe caído del cielo. Sea como fuere, en Lyanna algo se abrió para no cerrarse nunca.

También en el festín se encontraban los jóvenes escuderos que asedieron a Howland Reed: uno de ellos servía a un caballero de la Casa Haigh, el segundo a un caballero de la Casa Blount, y el último a un caballero de la Casa Frey. Casualidad que al día siguiente comenzó el torneo y un misterioso caballero, El Caballero del Árbol Sonriente, apareció venciendo a los tres caballeros.

Pero el torneo lo venció el príncipe Rhaegar desmontando a Brandon Stark, Yohn Royce, Arthur Dayne y Barristan Selmy,. La tradición manda que al finalizar el torneo, el campeón ha de nombrar a La Reina del Amor y la Belleza: cual fue la sorpresa de todos que Rhaegar nombró a Lyanna. Estando su mujer presente. Una afrenta ante los ojos de todos los presentes.

La corona de Reina del Amor y la Belleza que el príncipe Rhaegar Targaryen dio a Lyanna Stark en el gran Torneo de Harrenhal en el año 281, fue hecha de rosas azules invernales. Primera vez que  vemos el tema de las rosas azules relacionadas a Lyanna.

rhaegar_coronando_a_lyanna_stark_by_m-_luisa_giliberti

Ned Stark recuerda perfectamente ese momento, explicándolo con una simple frase que lo resume todo:

“Ese fue el momento en que todas las sonrisas murieron”

Tras el torneo de Harrenhal: la Torre de la Alegría

En principio y sin saber qué ocurrió hasta entonces, Lyanna desapareció justo un año después del Torneo de Harrenhal y tras lo acontecido con la victoria del príncipe Rhaegar.

Se dice que fue secuestrada por el mismo príncipe con la ayuda de Ser Arthur Dayne, la Espada del Amanecer, y Ser Oswell Whent.

Cuando la familia Stark se enteró, Brandon viajó hasta Desembarco del Rey para exigirle a Aerys que Rhaegar le devolviera sana y salva a su hermana. Pero su viaje solo era de ida, muriendo allí junto a su padre, Lord Rickard. Aerys, haciendo uso de una mezcla entre poder y locura, los asesinó a ambos. Este hecho fue la gota que colmó el vaso para que se produjese La Rebelión de Robert.

Robert Baratheon que estaba prometido a Lyanna inició su particular guerra para derrocar a los Targaryen del poder. Quien cree que lo hizo por él mismo se equivoca, lo hizo por Lyanna:

“La amaba más que nada en este mundo”, son sus palabras al hablar de ella.

Mató al Príncipe Rhaegar en el Tridente, y las últimas palabras de Rhaegar fueron el susurro de “Lyanna”

Tras la victoria, Ned Stark se dirigió a Dorne, a la Torre de la Alegría, con seis acompañantes. Allí encontró a los tres últimos miembros de la Guardia Real del Rey Aerys: Ser Arthur Dayne, Ser Oswell Whent y Gerold Hightower.

b4b53d976549140c8f2e5c5d925675c03fdb8652_hq

“Volvió a tener el mismo sueño de hacía tiempo, el de los tres caballeros con capas blancas, la torre caída y Lyanna en su lecho de sangre. En el sueño, sus amigos cabalgaban con él, como había sucedido en la realidad: el orgulloso Martyn Cassel, padre de Jory; el fiel Theo Wull; Ethan Glover, que había sido escudero de Brandon; ser Mark Ryswell, de verbo amable y corazón bondadoso; el lacustre Howland Reed; lord Dustin a lomos de su semental alazán. Ned había conocido sus rostros tan bien como el suyo propio, pero los años habían erosionado los recuerdos, incluso aquellos que había prometido no olvidar jamás. En el sueño no eran más que sombras, espectros grises cabalgando sobre caballos de niebla. Eran siete, y se enfrentaban a tres.  Pero no eran tres jinetes cualesquiera. Habían estado esperando ante la torre redonda, con las montañas rojizas de Dorne a sus espaldas, las capas blancas ondeando al viento. Y no eran sombras; sus rostros seguían siendo claros pese al tiempo. Ser Arthur Dayne, la Espada del Amanecer, con una sonrisa triste en los labios. La empuñadura de su mandoble, Albor, le asomaba por encima del hombro derecho. Ser Oswell Whent tenía una rodilla hincada en el suelo y afilaba su hoja con una piedra de amolar. En su yelmo blanco, el murciélago que era el emblema de su casa desplegaba las alas negras. Entre ellos se encontraba el torvo ser Gerold Hightower, el Toro Blanco, lord comandante de la Guardia Real.

—Os busqué en el Tridente —les dijo Ned.

—No estábamos allí —replicó ser Gerold.

—Si hubiéramos estado, el Usurpador lloraría lágrimas de sangre —dijo ser Oswell.

—Cuando cayó Desembarco del Rey, ser Jaime mató a vuestro rey con una espada dorada. ¿Dónde estabais entonces?

—Muy lejos —dijo ser Gerold—. De lo contrario, Aery s seguiría ocupando el Trono de Hierro, y nuestro falso hermano ardería en los siete infiernos.

—Bajé a Bastión de Tormentas para levantar el asedio —les dijo Ned—. Lord Tyrell y lord Redwyne rindieron sus pendones, y todos sus caballeros se arrodillaron para jurarnos lealtad. Estaba seguro de que os encontraría entre ellos.

—No nos arrodillamos tan fácilmente —señaló ser Arthur Dayne.

—Ser Willem Darry ha huido a Rocadragón con vuestra reina y con el príncipe Visery s. Pensé que habríais embarcado con ellos.

—Ser Willem es un hombre bueno y honrado —dijo ser Oswell.

—Pero no pertenece a la Guardia Real —señaló ser Gerold—. La Guardia Real no huye.

—Ni entonces ni ahora —dijo ser Arthur. Se puso el y elmo.

—Hicimos un juramento —explicó el anciano ser Gerold.

Los espectros de Ned se situaron junto a él, con espadas de sombras en las manos. Eran siete contra tres.

—Y esto va a empezar ahora mismo —dijo ser Arthur Dayne, la Espada del Amanecer.

Desenvainó a Albor y la sujetó con ambas manos. La hoja era blanca como el vidriolechoso; la luz hacía que pareciera tener vida.

—No —dijo Ned con voz entristecida—. Esto va a terminar ahora mismo.

En el momento en que los aceros chocaron con estruendo, alcanzó a oír la voz de Lyanna, que gritaba su nombre. Una tormenta de pétalos de rosa cayó de un cielo jalonado de sangre, azul como los ojos de la muerte.

—Lord Eddard —gritó Lyanna de nuevo.”

giphy-1

Finalmente y con la ayuda de Howland Reed, Ned entró en la Torre de la Alegría, donde por fin se reencontró con su hermana

Lyanna murió en una habitación que olía a “sangre y rosas” (eran rosas azules).  La fiebre se había llevado su fuerza, su voz quedaba reducida a susurros. Había miedo en sus ojos; poco antes de su muerte, Lyanna arrancó una promesa a Ned. Cuando su hermano le dio su palabra, el miedo desapareció del semblante de Lyanna, sonriendo.

Más tarde, Howland Reed encontró a Eddard todavía con el cadáver de su hermana, con las manos entrelazadas, las cuales separó. Ni el contenido de la promesa ni la causa de su muerte se conocen actualmente, al menos en los libros.

Sus palabras finales fueron una frase que atormentaría a su hermano para el resto de su vida:

gallery-1466995668-got-whisper

“Prométemelo, Ned.” 

Lyanna tenía sólo dieciséis años de edad en el momento de su muerte.Su tumba se encuentra en las criptas de Invernalia, a uno de los lados de la de Lord Rickard Stark. Una estatua de Lyanna fue esculpida en la piedra de su tumba, aunque Robert Baratheon afirmó que el escultor no supo captar su belleza. Eddard afirma que la propia Lyanna le pidió regresar a Invernalia.

giphy

 


Que a Lyanna la “secuestrasen” no tiene demasiado sentido siendo como era ella. Una persona con un carácter así no la secuestran así como así. Está claro que se fue por su propio pie.

¿Estaba en su naturaleza ser la amante de un hombre, por muy príncipe que fuera?

¿Tan hondo le caló esa canción que no le importó más que él?

Ni sus hermanos, ni su padre, ni su hogar. Por Robert, aunque él jamás lo supo, nunca llegó a sentir amor, su matrimonio habría sido no más que un matrimonio de conveniencia. Sí, Robert la amaba, y cabe la posibilidad que fuese feliz unos años con ella; pero al final la desdicha de Lyanna habría hecho mella entre ellos dos.

El destino quiso que la intrépida Lyanna, la doncella lobo, muriese joven y siguiese a su amado en el camino a la muerte. Tal vez en otra vida, Rhaegar y Lyanna hayan podido finalmente estar juntos. Sin esconderse, sin ataduras, sin familias ni entredichos. Tan sólo ellos dos y el amor que se profesaban.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Estáis de acuerdo o no?

Podéis suscribiros al blog y recibir las actualizaciones por email y también seguirme en redes sociales.

Facebook

Instagram

Twitter

Recordad que podéis comentar justo debajo del post, en comentarios, con vuestras redes sociales. No hace falta ningún registro.

Anuncios

6 comentarios en “Lyanna Stark, el Torneo de Harrenhal y la Torre de la Alegría: descifrando el enigma

  1. Para mi entender, cuando se dice que “tienen la sangre del lobo” se refiere, así como los Targaryen controlaban los dragones, que los de la sangre del lobo tenían la capacidad de ser Cambiapieles.. como lo es Bran, Rickon, Arya, y como hemos leído en algún relato, el propio Jon, que parece haber estado en el cuerpo de Gosth.. ojalá se pueda apreciar algo de eso tanto en la serie como en los próximos libros.

    Me gusta

  2. Una amiga y yo estuvimos charlando ayer justamente sobre Lyanna y Rhaegar. Las dos creemos que Lyanna amaba a Rhaegar y éste a ella más que a su propia esposa.
    Ahora, lo que me llamó poderosamente la atención es que Elia no protestó, como si no tuviera voz y voto en el asunto siendo la esposa ofendida.
    Lástima que George descartara esa historia como precuela de la serie.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s