Los Reyes Targaryen: Aerys II (El Rey Loco)

Aerys Targaryen,  el Segundo  de  Su  Nombre,  contaba dieciocho  años de  edad  cuando  ascendió  al  Trono  de Hierro  en 262  DC,  luego  de  la muerte  de  su padre  Jaehaerys,  después  de  tres  años de  regencia.

Un joven guapo, Aerys había luchado  gallardamente  en los  Peldaños de  Piedra  durante  la  Guerra de los  Reyes Nuevepeniques. Aunque  no  era  el  más  diligente  de  los príncipes,  ni  el  más inteligente,  poseía  un  encanto innegable que  le ganó  muchos amigos. También  era vano,  orgulloso,  y  voluble,  rasgos que  hacían  que  fuera presa fácil de  aduladores  y  zalameros, pero  esos fallos  no  fueron  aparentes  para todos  al  momento  de  su ascenso.

 Incluso  los  más sabios no  podrían  saber que-  con  el  tiempo  –  Aerys II sería conocido  como  el Rey  Loco, ni que su reino  acabaría finalmente  con  tres siglos de  regencia Targaryen en  Poniente. Apenas se  puso  su  corona  Aerys,  en ese  fatídico  año  262  DC, un  hijo  lozano  y  moreno  llamado  Robert  había nacido  de  su primo  Steffon  Baratheon  y  su señora esposa  en Bastión  de  Tormentas, mientras lejos, en  el norte, en Invernalia,  Lord  Rickard  Stark celebraba el  nacimiento  de  su propio  hijo, Brandon. Otro  Stark,  Eddard, le siguió  pasado  un  año.

Esos  tres  niños jugarían, a  su debido  tiempo, un  rol crucial  en la caída de  los dragones. El nuevo  rey  ya había dado  al reino  un  heredero  en la  persona de  su hijo  Rhaegar, nacido  entre  las llamas de Refugio  Estival.  Aerys y  su reina, su hermana Rhaella,  eran  jóvenes,  y  se  anticipaba que  tendrían  muchos  más hijos. Esta era  una cuestión  vital,  ya que  las  tragedias  del reinado  de  Aegon  el  Indigno  habían  podado  el noble árbol de la  Casa  Targaryen  hasta  reducirlo  a un  par de  ramas  solitarias.

Aerys  II  no  carecía de  ambición. Apenas  coronado,  declaró  que  era  su deseo  ser  el más grande  rey  en la historia  de  los Siete  Reinos,  una presunción  que  sus amigos  aceptaron  y  sugirieron  que  un  día  sería recordado como Aerys  el  Sabio,  o  Aerys el  Grande.

 La corte  de  su padre  había  sido  formada  principalmente  de  hombres  mayores,  idóneos,  muchos de  los  cuales también  habían  servido  durante  el  reinado  del Rey  Aegon  V. Aerys II los despidió  a todos, reemplazándolos  por caballeros  de  su propia generación.  Más  aún, despidió  a la  sumamente  cauta  Mano  anterior,  Edgar Sloane,  y nombró  en  su lugar a Ser Tywin  Lannister,  el heredero  de  Roca Casterly.

Tywin y Aerys

A los  veinte  años de  edad,  Ser Tywin se  convirtió  así  en  la Mano  más joven de la  historia  de  los Siete  Reinos. Muchos maestres,  hasta  hoy,  insisten  en que  ese  nombramiento  fue la  cosa  más sabia  que  hizo  jamás  “Aerys el Sabio”.   

Aerys  y  Tywin  Lannister se  habían  conocido  desde la niñez.  Cuando  era  un  chaval,  Tywin Lannister  había servido  como  escudero  real en Desembarco  del  Rey. Él y  el  príncipe  Aerys,  junto  con  un  escudero  más joven, Steffon  Baratheon,  el primo  del príncipe  del Bastión  de  Tormenta,  se  habían  vuelto  inseparables.  Durante  la Guerra de los  Reyes  de  Nuevepeniques  los tres  amigos habían  luchado  juntos,  Tywin como  un  nuevo  caballero, y  Steffon  y  el  príncipe  Aerys como  escuderos. Cuando  el príncipe  Aerys ganó  sus  espuelas a  los dieciséis, era Ser Tywin quien  le  concedió  el  honor nombrándolo  caballero. En 261  DC,  Tywin Lannister  había demostrado  su  proeza como comandante  cuando  desbarató  una revuelta  de dos de  los  vasallos  más  poderosos de  su padre,  los  señores  Tarbeck  y  Reyne,  extinguiendo  ambas  antiguas casas en  el proceso. Aunque  la brutalidad  de  sus  métodos provocó  la censura de  algunos, nadie podría  negar que  Ser Tywin restauró  el  orden  en  las  tierras  del  oeste  luego  del caos  y  conflicto  del mandato  de  su padre.

Aerys  Targaryen y  Tywin Lannister  formaron  una improbable alianza, debería decirse, El  joven rey  era  vivo  y activo  en  los  tempranos años de  su reinado. Amaba la  música,  los  bailes de  máscaras y  era  excesivamente dado  a  las  jóvenes  mujeres, llenando  su  corte  con  doncellas de  cada rincón  del reino. Algunos dicen que  tuvo tantas amantes como  su antecesor Aegon  el Indigno  (una afirmación  dudosa dado  todo  lo  que  conocemos de ese  monarca). A  diferencia  de  Aegon  IV,  de  todas  formas, Aerys siempre  parecía  perder  el  interés por  sus amantes rápido.  La  mayoría no  duraba  más de  una quincena y  muy  pocas  más de  medio  año.

Su  Gracia también  forjaba  grandes  proyectos. No  mucho  tiempo  después  de  su coronación,  anunció  su intento  de conquistar  Peldaños de  Piedra y  hacerlos  una parte  de  su reino. En 264  DC, una  visita  de  Lord  Rickard  Stark  de  Invernalia en  Desembarco  del  Rey,  despertó  su interés  por  el Norte,  y  concibió  un  plan  para construir un  nuevo  Muro  a  cien leguas  al norte  del existente  y  exigir todas las tierras  entre  ambos. En 265  DC,  ofendido  por  “el hedor de  Desembarco  del  Rey,”  habló  de  construir una “ciudad  blanca” completamente  de  mármol  en  la  orilla sur de  la Bahía  de  Aguasnegras. En 267  DC, después  de  una disputa  con  el Banco  de  Hierro  de  Braavos con  respecto  a  ciertos  dineros  pedidos prestados  por  su padre,  anunció  que  construiría  la flota de guerra  más  grande  en  la historia  del  mundo  “para poner  al  Titán de  rodillas.” En 270  DC, durante  una  visita  a Lanza del Sol, le  dijo  a  la Princesa de  Dorne  que  deseaba  “florecer  a los desiertos de  Dorne”  excavando  un  gran  canal subterráneo  debajo  las  montañas  para traer  el agua del Bosquebruma.
Ninguno  de  estos grandiosos planes  alguna vez llegó  a concretarse;  de  hecho  los  olvidó  dentro  del giro  de  una luna, pues  Aerys II parecía  aburrirse  con  sus entusiasmos reales  tan  rápidamente,  como  con  sus amantes reales. Y  todavía  los  Siete  Reinos prosperaron  grandemente  durante  la primera  década de su  reino  gracias  a la Mano del Rey, quien  era  todo  lo  que  el  rey  no  era:  diligente,  firme,  incansable,  muy  inteligente,  justo  y  severo.

 “Los dioses  hicieron  y  formaron  a  este  hombre  para  gobernar,”  escribió  el  Gran  Maestre  Pycelle  de  Tywin Lannister  en una carta  a la  Ciudadela después  de  servir con  él en  el Concejo  Privado  durante  dos años.  Y gobernó.  Debido  a  que  la conducta  del  rey  se  volvió  cada vez  más  errática, cada  vez  más  el funcionamiento diario  del reino  recayó  en  su  Mano.  El reino  prosperó  bajo  el  liderazgo  de  Tywin  Lannister  y  muchos de  los interminables  caprichos del Rey  Aerys no  parecieron  tan  siniestros.  Muchos  Targaryen, antes,  habían  exhibido una conducta  similar  sin causar gran  preocupación.  De  Antigua al  Muro,  los  hombres  empezaron  a  decir que Aerys  podría  llevar la  corona, pero  era  Tywin Lannister  quien  gobernaba  el reino. Era Tywin Lannister  quien  arregló  la  disputa  de  la  corona con  los de  Braavos  (aunque  sin  “poner  al  Titán  de rodillas”  para  el  disgusto  del rey),  reembolsando  el  oro  prestado  a Jaehaerys II  con  oro  de  Roca Casterly, haciéndose  cargo  de  las  deudas por sí  mismo. Tywin ganó  la aprobación  de  muchos grandes  señores derogando  lo  que  permanecía de las  leyes  que  había promulgado  Aegon  V para  refrenar  sus poderes. Tywin redujo  los  aranceles  e  impuestos en  los  transportes  de  entrada  y  salida  de  las ciudades  de  Desembarco del Rey, Lannisport,  y  Antigua, ganando  el apoyo  de  muchos comerciantes  adinerados. Tywin construyó nuevos  caminos  y  reparó  los viejos,  organizó  muchos  torneos espléndidos para  el  deleite  de  caballeros  y comunes,  cultivó  el  comercio  con  las Ciudades Libres,  y  castigó  con  severidad  a  los panaderos  encontrados culpables de  añadir aserrín  a su pan  y  carniceros que  vendían  la carne de  caballo  como  carne  de  res. En todas estas acciones  recibió  la valiosa ayuda de Gran  Maestre  Pycelle,  cuyos informes sobre  el reino  de  Aerys II nos proporcionaron  el  mejor  retrato  de  esos  tiempos. Todavía,  a pesar de  estos logros,  Tywin  Lannister  no  era querido. Sus rivales  aseguraban  que  era antipático, rencoroso, inflexible,  orgulloso  y  cruel. Sus señores  banderizos lo  respetaron  y  lo  siguieron  fielmente  en la guerra y  paz, pero  ninguno  podría  llamarse  su  amigo.

Tywin despreciaba  a su padre,  de  débil personalidad,  el  gordo  e  ineficaz  Lord  Tytos Lannister, y  sus relaciones con  sus hermanos  Tygett  y  Gerion  eran  notoriamente  tormentosas.  Mostró  más  consideración  por  su hermano Kevan,  un  confidente  y  compañero  constante  desde  la niñez, y  por su hermana  Genna;  pero  incluso  en esos casos,  Tywin  Lannister  parecía más respetuoso  que  afectuoso.

Después  de  un  año  como  la  Mano  del Rey,  Ser  Tywin se  casó  en  263  DC,  con  su prima Joanna Lannister,  una joven bonita  que  había  venido  a  Desembarco  del Rey  en 259  DC para  la coronación  del Rey  Jaehaerys II  y permaneció  después  como  dama de  compañía de  la  Princesa (Reina  más tarde)  Rhaella.  Los novios se  conocían desde  su niñez  en Roca Casterly. Aunque  Tywin Lannister no  era  un  hombre  dado  al despliegue  público, se  dice que  su amor por su  esposa  era profundo  y  perdurable. “Sólo  Lady  Joanna conoce  realmente  al  hombre  debajo  de  la  armadura,”  el  Gran  Maester  Pycelle  escribió  a  la Ciudadela, “y  todas sus  sonrisas son  sólo  para  a  ella.  Confieso  que  la  he  visto  incluso  hacerle  reír, no  en  una, ¡sino  en  tres  ocasiones!” 

Tristemente,  el  matrimonio  entre  Aerys  II  Targaryen  y  su hermana  Rhaella no  era feliz;  aunque  ella hacia  vista gorda a  la  mayoría de las infidelidades  del rey, la reina  no  aprobaba  que  “convirtiera a  mis damas  en sus prostitutas.”  (Joanna  Lannister  no  fue la  primera señora en ser  despedida abruptamente  del  servicio  de  Su Gracia, ni  la última).
Las relaciones  entre  el rey  y  reina  se  agravaron  aún  más cuando  Rhaella demostró  ser incapaz  de  darle  otro hijo  a  Aerys.  Los abortos en  263  y  264  fueron  seguidos  por una hija nacida  muerta  en  267.  El  Príncipe  Daeron, nacido  en  269,  sobrevivió  tan  sólo  seis  meses. Entonces  vino  otro  aborto  en  270,  otro  más  en  271, y  el  Príncipe Aegon, nació  prematuro  en  272  y  murió  en  273. Los  maliciosos rumores  de  que  Joanna Lannister  entregó  su  virginidad  al Príncipe  Aerys  en la noche de  la coronación  de  su padre  y  que  disfrutó  de  un  breve  reinado  como  su  amante  después  de  que  él ascendiera  al Trono  de  Hierro,  pueden descontarse  con  seguridad.

Como  Pycelle  insiste  en sus  cartas,  Tywin Lannister nunca habría  tomado  a  su prima  por esposa si  eso  hubiera  sido  verdad,  “porque  era un  hombre  orgulloso  y  no acostumbraba a  coger  la sobras de  otro  hombre.” Se  ha informado  fiablemente, sin  embargo, que  el  Rey  Aerys  tomó  ciertas  inusitadas libertades  con  Lady Joanna durante  su  ceremonia de  encamamiento, para  disgusto  de  Tywin.  

No  mucho  tiempo  después de esto,  la  Reina Rhaella despidió  a  Joanna Lannister  de  su  servicio. Ninguna razón  fue  dada nunca, pero  Lady Joanna partió  en  seguida a  Roca  Casterly  y  raramente  visitó  Desembarco  del Rey  después  de  eso. Al  principio  Su  Gracia  confortó  a  Rhaella  en su pesar, pero  con  el tiempo  su  compasión  se  tornó  sospecha.  Por 270  DC, había decidido  que  la reina le  era  infiel.

 “Los dioses  no  permitirán  a  un  bastardo  sentarse  en  el Trono De  Hierro,”  le  dijo  a  su  concilio  privado;  ninguno  de  los nonatos de  Rhaella,  los  abortos,  o  los príncipes muertos habían  sido  suyos,  el rey  proclamó.

 Después  de  esto, le  prohibió  a  la  reina que  dejara los  confines  del Torreón  de  Maegor  y  decretó  que  dos  septas  compartirían  su cama de aquí  en adelante  todas  las noches, “para asegurarnos de  que  ella permanece  fiel  a  sus  votos.”

En 266  DC,  en Roca Casterly, lady  Joanna dio  a  luz  a  gemelos,  una niña y  un  niño, “saludables  y  bonitos con  el pelo  como  oro  viejo.”  Estos  nacimientos  sólo  exacerbaron  la tensión  entre  Aerys II Targaryen  y  su Mano.

“Parece  que  me  he  casado  con  la  mujer  equivocada,”  Su  Gracia  había dicho, cuando  fue informado  del feliz  evento. No  obstante,  envió  su peso  en oro  a  cada niño  como  un  presente  y  ordenó  a  Tywin  traerlos a  la corte  cuando  fueran  lo  bastante  mayores  para  viajar.

 “Y  trae  a  su  madre,  también, pues  ha pasado  demasiado tiempo  desde que  vi  esa  cara bonita”  insistió.

El año  siguiente  vio  la  muerte  de  Lord  Tytos Lannister  a la edad  de  cuarenta  y  seis años.  Según  informes recibidos,  el corazón  de  su  señoría  estalló  mientras subía una escalera empinada  a las alcobas de  su amante. Con  su  muerte,  Ser  Tywin  Lannister  se  volvió  Lord  de  Roca Casterly  y  Guardián  del  Oeste. Cuando  regresó  al oeste  para  asistir al  entierro  de  su padre  y  poner  las  tierras de  oeste  en  orden,  el  Rey  Aerys  decidió acompañarlo. Aunque  Su  Gracia  dejó  a  la  reina  en Desembarco  del Rey  (Su  Gracia  estaba  embarazada, pero  la Princesa  Shaena nació  muerta),  él  llevó  a su hijo  Rhaegar de ocho  años,  el  Príncipe  de  Rocadragón,  y  más de  la mitad  de  la corte. Por lo  que  la  mayor parte  del  año  siguiente  los Siete  Reinos  fueron  gobernados desde Lannisport  y  Roca  Casterly,  donde  residían  el rey  y  su  Mano. La corte  volvió  a  Desembarco  del  Rey  en  268  DC  y  la gobernación  reasumió  como  antes…  pero  era  obvio  para todos que  la  amistad entre  el rey  y  su Mano  estaba deteriorada.

Cuando, previamente,  Aerys había  estado  al lado  de  Tywin Lannister  en  la mayoría  de  los asuntos  de  importancia, ahora los dos hombres  empezaron  a discrepar. Durante  una guerra de intercambio  comercial  entre  las Ciudades  Libres  de  Myr y  Tyrosh en una  mano,  y Volantis  en la  otra,  Lord  Tywin defendió  una política de  neutralidad;  el  Rey  Aerys  vio  más  ventaja proporcionando  oro  y  armas a  Volantis. Cuando  Lord  Tywin juzgó  una disputa  fronteriza  entre  la Casa Blackwood  y  la  Casa  Bracken  a  favor de  los  Blackwood,  Su  Gracia lo  predominó  y  dio  el  molino  disputado  a Lord  Bracken.

 A pesar de  las  objeciones  enérgicas de  su  Mano,  el rey  dobló  el impuesto  en los puertos  de  Desembarco  del Rey  y  Antigua,  y  los  triplicó  en Lannisport  y  los  otros puertos  del reino. Sin  embargo, cuando  una comisión  de señores pequeños  y  comerciantes ricos  vino  ante  el  Trono  de  Hierro  para  quejarse,  Aerys culpó  a  la  Mano  de los impuestos, diciendo,  “Lord  Tywin caga oro, pero  últimamente  se  ha estreñido  y  ha  tenido  que  encontrar alguna otra  manera  de  llenar  nuestros cofres.”

Después  de  lo  cual  Su  Gracia restauró  las  cuotas y  aranceles  del puerto  a  sus niveles  anteriores,  ganando  mucha  aclamación  y  dejándole  el  oprobio  para  Tywin  Lannister. La grieta  creciente  entre  el  rey  y  la  Mano  del Rey  también  era  obvia  en  el tema  de  los nombramientos. Considerando  que  previamente  Su  Gracia siempre  había considerado  el consejo  de  su  Mano,  dando  cargos, honores, y  herencias, tal  como  Lord  Tywin  había  recomendado, después  de  270  DC él  empezó  a  desairar a los hombres  puestos  por su  señoría  a  favor de  sus propias elecciones. Muchos hombres  del  oeste  fueron despedidos del servicio  del  rey  sin ninguna causa,  salvo  la sospecha  de  que  ellos  podrían  ser  “los hombres  de la Mano.”

En sus puestos,  el  Rey  Aerys fijó  a  sus  propios  favoritos…  pero  el  favor del rey  se  había vuelto  una cosa azarosa,  pues  era fácil  despertar  su desconfianza.  Ni  siquiera los parientes  de  la  Mano  estaban  exentos del disgusto  real. Cuando  Lord  Tywin deseó  nombrar  a su hermano  Ser Tygett  Lannister  como  maestro  de armas de  la Fortaleza Roja,  el  Rey  Aerys dio  el  puesto,  en cambio,  a Ser  Willem  Darry.

 Por  este  tiempo,  el Rey  Aerys se  había enterado  de  la  creencia popular  de  que  él  era sólo  un  testaferro  sin poder  y  Tywin  Lannister  era el  verdadero  amo  de  los  Siete  Reinos.  Estos pareceres  encolerizaron  al rey enormemente,  y  Su  Gracia  se  determinó  a  refutarlos  y  humillar  a  su “sirviente  omnipotente”  y  “ponerlo  en su lugar.”

Al  celebrarse  el  gran  Torneo  Aniversario  en  272  DC, para conmemorar  el décimo  año  de  Aerys en  el Trono  de Hierro, Joanna Lannister llegó  con  Jaime  y  Cersei, sus  gemelos  de  seis años desde  Roca  Casterly  para presentarlos ante  la  corte.  El rey  (muy  en sus copas)  le  preguntó  si  amamantándolos ella  había “arruinado  sus pechos que  eran  tan altos  y  altivos.”

La pregunta  divirtió  a  los  rivales  de  Lord  Tywin que  siempre  disfrutaban de  ver a la  Mano  siendo  objeto  de  mofas, pero  era  Lady  Joanna quien  fue  humillada. A  la mañana  siguiente Tywin  Lannister  intentó  devolver  su cadena  de  funcionario, pero  el  rey  se  negó  a  aceptar  su dimisión. Aerys  II podía, claro, haber  despedido  a  Tywin  Lannister  cuando  quisiera  y  nombrar a su propio  hombre  como  la  Mano del Rey, pero  en cambio,  por alguna razón,  el rey  escogió  tener  a su  lado  a  su amigo  de  la  niñez, laborando  en su nombre,  y  constantemente  empezó  a  minarlo  de  maneras  grandes  y  pequeñas. Los  desaires y  burlas se  sucedieron  cada vez  más numerosos;  cortesanos  que  esperaban  las promociones pronto  aprendieron  que  la  manera  más  rápida de  coger  el  ojo  del rey  era  mofarse  de  su  solemne  Mano. Todavía a pesar de  todo  esto,  Tywin Lannister  sufrió  en  silencio.

En 273  DC, sin  embargo,  en  Roca  Casterly,  murió  Lady  Joanna nuevamente  embarazada, entregando  al segundo  hijo  de  Lord  Tywin.  Tyrion  era  un  bebé  enano, malformado,  con  piernas  achaparradas, una cabeza grande,  y  desiguales  ojos demoniacos (algunos informes  también  sugirieron  que  él tenía un  rabo, que  se  cortó por orden de su  padre).  La  Maldición  de Lord  Tywin,  los pueblerinos  llamaron  a  esta  malformada criatura,  y  la Ruina  de Lord  Tywin. Al  oír  hablar  de  su nacimiento,  el  Rey  Aerys dijo  infamemente,  “Los dioses  no  pueden observar tal  arrogancia.  Le  han  quitado  una bella flor  y  le  han  dado  un  monstruo  en su lugar, para  enseñarle por fin  un  poco  de  humildad.”   

El comentario  del rey  localizó  al afligido  Lord  Tywin  en  Roca  Casterly.  Después  de  esto, no  existió  ni una hebra del antiguo  afecto  entre  los dos hombres. Nunca un  hombre  de  mostrar  su emoción, Lord  Tywin  continuó como la  Mano  del Rey,  tratando  con  tedio  diario  los  asuntos de  los  Siete  Reinos,  mientras el rey  se  volvió  más errático,  violento  y  desconfiado. Aerys empezó  a  rodearse de  confidentes,  premiando  a  los hombres  de dudosa reputación  por los  cuchicheos,  mentiras  y  cuentos de  traiciones,  reales  o  imaginarias. Cuando  uno  le informó  que  el capitán de  la guardia personal  de  la  Mano, un  caballero  de  nombre  Ser Ilyn  Payne,  se  había jactado  de  que  Lord  Tywin  era quien  de  verdad  gobernaba los Siete  Reinos, Su  Gracia  envió  a  la Guardia  Real para arrestar  al hombre  y  arrancó  su lengua con  pinzas al rojo  vivo. La  marcha de  la locura del  rey  parecía frenarse  durante  un  tiempo  en  274  DC,  cuando  la Reina Rhaella  le  dio  un hijo. Así  de  profunda era  la  alegría  de  Su  Gracia que  pareció  restaurarlo  una  vez  más a  su antiguo  ego…  pero  el Príncipe  Jaehaerys  murió  ese  mismo  año.

En  su rabia  negra, Aerys II decidió  que  la nodriza del bebé  era culpable y  ordenó  decapitarla. No  mucho  tiempo  después  Aerys anunció  que  Jaehaerys había  sido  envenenado por su propia amante,  la hija joven de  uno  de  sus caballeros.  El rey  ordenó  torturar hasta la  muerte  a  la muchacha  y  a  todos sus  parientes.  Durante  el tormento,  todos confesaron  el asesinato, aunque  los  detalles  de sus confesiones  no  coincidían.

Después,  el  Rey  Aerys ayunó  durante  una quincena e  hizo  un  “paseo  de  contrición”  por  la ciudad  hasta  el Gran Septo, para orar con  el  Septón  Supremo.  A su retorno,  Su  Gracia anunció  que  de  aquí en adelante  sólo dormiría  con  su esposa legal, la Reina  Rhaella. Si  las crónicas pueden  creerse,  Aerys permaneció  fiel a  su voto, perdiendo  todo  interés  en  los encantos de  las  mujeres  desde  ese  día  en  275  DC. La nueva fidelidad  de  su Gracia al parecer  agradó  a  la  Madre,  pues durante  el año  siguiente  la  Reina Rhaella  le dio  el segundo  hijo  por  el que  había orado  el rey. El príncipe  Viserys, nacido  en  276  DC, era  un  niño  pequeño pero  robusto  y  muy  bonito.  Aunque  el Príncipe  Rhaegar a los  diecisiete  era  todo  lo  que  podría  desearse  de  un heredero  justo,  todo  Poniente  se  regocijó  al saber  que  por fin  él tenía  un  hermano,  otro  Targaryen para afianzar la sucesión.

Sin  embargo, el  nacimiento  del Príncipe  Viserys sólo  hizo  que  Aerys II  se  volviera  más  temeroso  y  obsesivo. Aunque  el nuevo  principito  parecía bastante  saludable, el rey  estaba aterrado  de  que  sufriese  el  mismo destino  que  sus hermanos.  Ordenó  que  los  caballeros  de  la Guardia Real lo  cuidasen    noche  y  día  para  que nadie tocase  al  muchacho  sin  la licencia  del rey. Incluso  prohibió  a  la  reina  estar  sola con  el  infante. Cuando  su leche se  secó,  Aerys insistió  en  que  su  propio  catador  de  comida  debía succionar  las tetas  de  la nodriza que amamantaba al  príncipe,  para determinar que  la  mujer no  había untado  veneno  en sus pezones. Cuando llegaron  los regalos para el  joven príncipe  de  todos  los  señores de  los Siete  Reinos, el rey  los amontonó  en el patio  y  los quemó, temiendo  que  algunos podrán  estar  envenenados  o  malditos. Después,  ese  mismo  año,  Lord  Tywin  Lannister,  quizás imprudentemente,  decretó  un  gran  torneo  en Lannisport  honrando  el nacimiento  de  Viserys. Quizás  era un  gesto  de  conciliación.

Allí  la riqueza y  poder  de  la Casa Lannister  se  desplegó  para que  todo  el reino  lo  pudiese  ver. Rey  Aerys  se  negó  a  asistir al principio, luego cedió, pero  la reina  y  su nuevo  hijo  quedaron  encerrados en  Desembarco  del  Rey. El rey  se  alegró  cuando  su  hijo  el príncipe  Rhaegar,  descabalgó  a  Tygett  y  Gerion  Lannister,  antes de desplomarse  ante  el famoso  campeón  de  la Guardia Real, Ser Arthur Dayne,  la  Espada  del Amanecer,  armado caballero.

Quizás para tomar ventaja  de  la ebriedad  de  Su  Gracia, Lord  Tywin escogió  esa  noche para sugerir  que  el heredero  del rey  se  case…  y  propuso  a  su propia hija,  Cersei,  como  la  esposa del  príncipe  de  la corona.  Aerys rechazó  esta propuesta  bruscamente,  informando  a  Tywin que  era  un  sirviente  bueno  y  valioso, no  obstante un  sirviente. Su  Gracia  tampoco  estaba de acuerdo  en  nombrar  a  Jaime,  el hijo  de  Lord  Tywin,  escudero  del príncipe  Rhaegar;  en  cambio  concedió  ese  honor  a  los  hijos de  algunos de  sus propios favoritos,  hombres conocidos por no  ser  amigos  de  la Casa  Lannister,  o  la  Mano.

Por  este  tiempo  era    bastante  obvio  que  Aerys II  Targaryen  se  dirigía rápidamente  hacia la locura,  pero  fue  por el año  277  DC que  Su  Gracia se  zambulló  irrevocablemente  en el abismo, con  el Desafío  de  Duskendale.  El puerto  del antiguo  pueblo  de  Duskendale había sido  un  asiento  de  los reyes  de  antaño, en  los  días de  los  Cien Reinos.  Una vez el  puerto  más importante  en  la  Bahía  de  Aguasnegras,  el pueblo  había visto  su comercio menguar  y  sus riquezas  encogerse,  mientras  Desembarco  del  Rey  prosperaba, un  declive  que  su joven Lord, Denys  Darklyn,  deseaba  detener.  Muchos  han  debatido  por  mucho  tiempo  por qué  Lord  Darklyn  escogió  hacer lo  que  hizo, pero  la  mayoría está  de  acuerdo  en que  su  esposa  de  Myr,  Lady  Serala, tuvo  algo  que  ver. Sus detractores  la culpan  completamente  de  lo  que  ocurrió;  la  Serpiente  de  Encaje,  como  la  llamaban, envenenó  a Lord  Darklyn  contra su  rey  con  sus  charlas de  almohada. Sus defensores  insisten  que  la tontería  la cometió  el propio  Lord  Denys;  su esposa  simplemente  era  odiada  porque  era  una  extranjera  que  oraba a  los  dioses forasteros.

Era el deseo  de  Lord  Denys  de  ganar un  decreto  constitucional para  Duskendale,  que  le daría  más  autonomía de  la corona,  como  se  había hecho  para  Dorne  muchos años  antes,  y  eso  empezó  el problema.  No  le  parecía una demanda inmensa;  tales  decretos eran  comunes  por el  Mar Angosto, como  Lady  Serala  le  había dicho  ciertamente.  Todavía  era entendible que  Lord  Tywin, como  la  Mano, firmemente  rechazara sus propuestas,  por  temor a  que  pudiera establecer  un  precedente  peligroso. Entonces,  enfurecido  por la negativa,  Lord  Darklyn  inventó  un  nuevo  plan  para  ganar su decreto  constitucional (y  cuotas  y  aranceles  más bajos del  puerto  para  permitir que  Duskendale  una vez  más rivalizara por  el  comercio  con  Desembarco  del Rey)  — un plan  absolutamente  necio.

El Desafío  de  Duskendale  empezó  de  manera  bastante  sigilosa.  Lord  Denys,  ya que  la conducta  errática  de Aerys  había  empezado  a  tensionar sus relaciones  con  Lord  Tywin, se  había negado  a  pagar los  impuestos esperados y,  en  cambio, había invitado  al rey  a  venir a  Duskendale  y  oír  su petición. Parece  muy  improbable que  el Rey  Aerys  habría  considerado  aceptar  esta invitación  jamás…  hasta  que  Lord  Tywin le  aconsejó  que debería negarse  en  condiciones  más  contundentes,  después  de  lo  cual el  rey  decidió  aceptar, informando  al Gran  Maester  Pycelle  y  al concilio  privado  que  quería  arreglar ese  asunto  personalmente  y  poner al desafiante Darklyn  de  rodillas.

Contra  el consejo  de  Lord  Tywin,  el rey  viajó  a  Duskendale con  una escolta  pequeña, liderada por  Ser Gwayne Gaunt  de  la Guardia  Real.  Sin  embargo  la invitación  demostró  ser  una trampa en  la que  el rey  Targaryen cayó ciegamente. Fue  apresado  con  su  escolta,  y  algunos de  los  hombres  y  Ser  Gwayne  fueron  asesinados  mientras intentaban  defender  a  su rey.

Las noticias de  Duskendale  provocaron  estupor,  luego  ultraje. Había aquellos que  insistieron  en un  súbito ataque  al pueblo  para  liberar al rey  y  castigar  a  los rebeldes  por esta  enormidad.  Pero  Duskendale  estaba rodeado  por  fuertes  muros, y  el Fuerte  Pardo,  la antigua sede  de  la Casa  Darklyn  situada en  lo  alto  del  puerto, era  aún  más formidable. Tomarlo  por  asalto  no  sería  una tarea fácil.

Con  un  ejército  real reunido  fuera  de  sus  muros  y  la  cadena de  sus provisiones cortada, la  determinación  de Lord  Darklyn, empezó  a  vacilar.  Hizo  varios  intentos de  parlamentar, pero  Lord  Tywin se  negó  a  oírlo, repitiendo  su demanda, a  cambio  de  la rendición  completa  e  incondicional del pueblo  y  castillo  y  la liberación del Rey.
El Desafío  se  prolongó  durante  seis  meses. Dentro  de  los  muros de  Duskendale, el  humor  empezó  a  agriarse cuando  las  tiendas  y  despensas pronto  se  secaron.  Todavía, en  el interior  del antiguo  Fuerte  Pardo,  Lord  Denys estaba convencido  de  que  era sólo  una  cuestión  de  tiempo  antes  de  que  Lord  Tywin se  debilitara  y  ofreciera mejores  condiciones.

Aquéllos que  conocían  la resolución  de  Tywin Lannister  lo  supieron  mejor.  En  cambio,  el corazón  de  la  Mano  se endureció  y  envió  una última demanda a  Lord  de  Duskendale para que  se  rindiera. Si  se  negara  de  nuevo, Lord Tywin prometió,  él tomaría  el pueblo  por  asalto  y  pasaría  a  cada hombre,  mujer,  y  niño  por  la espada. (El cuento  menciona,  que  Lord  Tywin envió  a  su bardo  para que  entregara el  ultimátum,  y  le  ordenó  que  le cantara  “Las  Lluvias de  Castamere”  a  Lord  Denys  y  la Serpiente  de  Encaje,  un  detalle  pintoresco, no  confirmado en los  archivos).

La  mayoría  del  concilio  privado  estaba en  esta  coyuntura con  la  Mano  fuera  de  Duskendale,  y  algunos  de  ellos se  opusieron  al plan  de  Lord  Tywin,  pues  tal  ataque  casi ciertamente  estimularía  a Lord  Darklyn  de  matar a  Rey Aerys.  “Quizás,”  Tywin  Lannister  contestó  según  informes  recibidos,  “pero  si  lo  hace,  tenemos un  mejor rey justo  aquí.”

 Después  de  lo  cual levantó  una  mano  para indicar a  Príncipe  Rhaegar. Los  estudiosos han  debatido  desde  entonces acerca  del intento  de  Lord  Tywin.  ¿Él creyó  que  Lord  Darklyn  se rendiría?  ¿O  realmente  deseaba ver  muerto  a  Aerys, para que  el  Príncipe  Rhaegar  pudiera tomar  el  Trono  de Hierro?   Nadie nunca lo  sabrá con  toda seguridad, gracias al  valor de Ser  Barristan Selmy  de  la  Guardia Real.  Ser Barristan  se  ofreció  a  entrar en  el pueblo  en secreto, llegar  al Fuerte  Pardo  y  liberar al rey. Selmy  era  conocido como Barristan  el Bravo  desde su juventud, pero  ésta  era una osadía que  Tywin Lannister  consideró  casi  una locura.  Aun  así, respetando  las proezas y  el  valor de Ser Barristan,  le  dio  un  día  para intentar  su plan  antes  de atacar  Duskendale.

Son  muchas las  canciones  sobre  el osado  rescate  del rey  de  Ser Barristan,  y, como  una rareza, los cantantes apenas tuvieron  que  bordarlo. De  hecho, Ser  Barristan  subió  los  muros  inadvertido  en  la  oscuridad  de  la noche, usando  nada  más que  sus  manos  desnudas  y  enmascarado  como  un  mendigo  encapotado  cuando  se dirigió  al Fuerte  Pardo.  Es  verdad, también, que  subió  los  muros del Fuerte  Pardo  por turnos,  matando  a  un guardia en el  muro, antes de  que  pudiera sonar la  alarma. Entonces, con  disimulo  y  valor, encontró  el  camino al calabozo, dónde  estaba  el rey. Cuando  sacaba a  Aerys  Targaryen del calabozo,  sin embargo,  la ausencia  del rey  había sido  notada,  y  sonaron  gritos y  lamentos. Y  entonces  la  verdadera grandeza del heroísmo  de  Ser Barristan  fue revelada, porque  luchó  en lugar de rendirse,  o  entregar  a  su rey. 

Y  no  sólo  luchó, sino  que  atacó  primero,  cogiendo  al  cuñado  de  Lord  Darklyn  y  maestro  de  armas, Ser  Symon Hollard, y  a  un  par de  guardias, matándolos a  todos—  y  así  vengar la  muerte  de  su  Hermano  Juramentado, Ser Gwayne Gaunt  de  la Guardia Real que  había sido  matado  por  Hollard. Él se  dio  prisa  con  el rey  hacia los  establos,  abriéndose  camino  a  través  de  aquellos que  intentaron  intervenir, y ambos pudieron  irse  de  Fuerte  Pardo  antes  de  que  las  puertas  del  castillo  pudieran  cerrarse. Luego  una cabalgata salvaje  a  través  de  las calles  de  Duskendale,  mientras los cuernos  y  trompetas sonaron  la  alarma,  y los arqueros de  Lord  Tywin  disparaban  hacia  los  muros tratando  de  despejarlos de  los  defensores.  Con  el rey escapado  y  seguro,  no  le  había quedado  nada a  Lord  Darklyn  salvo  la  rendición,  pero  estaba indeciso,  pues sabía que  el rey  concebiría  una venganza terrible.   Cuando  los  Darklyn  y  su familia se  presentaron  delante  de  él en  cadenas, Aerys  no  sólo  exigió  sus  muertes—  y de  los  familiares  inmediatos de  Darklyn  —sino  de  sus  tíos  y  tías,  e  incluso  de  los parientes  distantes  en Duskendale.  Incluso  sus primos, los Hollard, fueron  proscriptos  y  destruidos. Sólo  el joven sobrino  de  Ser Symon,  Dontos  Hollard, fue  perdonado—  y  porque  Ser  Barristan pidió  esa  misericordia como  un  favor,  y  el  rey que  él había salvado  no  podría  negarse  a  eso. Acerca  de  Lady  Searala,  la suya  fue  una muerte  cruel. Aerys rebanó  la lengua de la Serpiente  de  Encaje  y  sus partes femeninas antes  de  quemarla viva (todavía sus enemigos dicen que  ella debió  de  haber  sufrido  más  por la ruina que  derramó  sobre  el pueblo).
La cautividad  en  Duskendale había estrellado  lo  que  de  sanidad  le  había quedado  a  Aerys II Targaryen.  Desde ese  día  la  locura del rey  reinó  desenfrenada, creciendo  más  y  más con  cada año.  Los  Darklyns se  habían atrevido  a  poner  sus  manos laicas  en su persona,  empujándolo  con  rudeza,  despojándolo  de  su real envestidura, atreviéndose  a golpearlo  incluso. Después de  su liberación,  Rey  Aerys no  permitiría ya  ser  tocado, incluso  por  sus propios  sirvientes.  Largo  y  sucio,  su pelo  creció  más  y  más enmarañado  que  nunca, sus  uñas se alargaron  y  endurecieron  en  grotescas garras  amarillas. Prohibió  las  espadas  en su  presencia,  salvo  las  de  sus caballeros  de  la  Guardia Real, que  juraron  protegerlo.  Sus juicios se  pusieron  más  ásperos y  crueles.

 Una  vez devuelto  a  la seguridad  de  Desembarco  del Rey, Su  Gracia se  negó  a dejar  la Fortaleza Roja por  cualquier causa y  seguía siendo  un  prisionero  virtual en  su propio  castillo  durante  los  siguientes  cuatro  años,  y  durante  ese tiempo  se  volvió  más cauto  que  nunca con  aquellos alrededor de  él,  Tywin Lannister  en particular.  Sus sospechas  incluso  se  extendieron  a  su  propio  hijo  y  heredero.  Le  convencieron  de  que  el príncipe  Rhaegar había conspirado  con  Tywin  Lannister  para  asesinarlo  en Duskendale. Que  habían  planeado  atacar los  muros del pueblo  para  que  Lord  Darklyn le  diera  muerte, abriendo  la puerta  para  que  Rhaegar  subiera al  Trono  de Hierro  y  se  casara  con  la hija de Lord  Tywin.

Determinado  a  impedir  que  eso  pasara, el  Rey  Aerys se  volvió  hacia  otro  amigo  de  su niñez, convocando  a Steffon  Baratheon  de  Bastión  de  Tormentas  y  nombrándolo  en su concilio  privado. El rey  envió  a  Lord  Steffon por el  mar  Angosto  en una  misión  a  la Vieja  Volantis, para buscar una novia  conveniente  para  el  Príncipe Rhaegar  en  278  DC,  “una doncella de  nacimiento  noble de  una línea  de  sangre  de  la Vieja Valyria.”

 Que  Su Gracia confiara  esta  tarea  al Lord  de  Bastión  de  Tormentas  en lugar de  su  Mano,  o  al propio  Rhaegar, habla  por sí misma. Corrieron  los rumores  de  que  Aerys quería  nombrar  a  Lord  Steffon  su  nueva  Mano  luego  de  la exitosa realización  de  esta  misión;  que  Tywin Lannister sería  despedido  de  su cargo, arrestado, y  acusado  de alta traición. Y  había muchos señores  que  se  deleitaron  con  esa perspectiva. Los  dioses  tenían  otras intenciones,  sin  embargo.

La  misión  de  Steffon  Baratheon  acabó  en fracaso,  y  en su retorno  de  Volantis, su nave  zozobró  y  se  hundió  en la  Bahía de los Naufragios, dentro  de  los límites  del Bastión  de  Tormenta.  Lord  Steffon  y  su  esposa se  ahogaron,  mientras sus dos hijos mayores  miraban  desde las paredes  del  castillo.   Cuando  la noticia de  sus  muertes llegó  a Desembarco  del Rey, el  Rey  Aerys  voló  de  rabia y  le  dijo  al  Gran Maestre  Pycelle  que  Tywin  Lannister  había adivinado  de  algún  modo  sus intenciones  reales  y  ordenó  el asesinato  de  Lord  Baratheon.

“Si  lo  despido  como  Mano,  me  matará,  también,”  le  dijo  el rey  al Gran  maestre. En los años que  siguieron, la locura del rey  se  ahondó.  Aunque  Tywin Lannister  continuó  como  la  Mano, Aerys ya no  se  encontró  con  él,  salvo  en  presencia de  todos  los siete  de  la Guardia  Real. Convencido  de  que  los comunes  y  señores estaban  tramando  contra  su vida  y  temiendo  que  también  la  Reina Rhaella y  el  Príncipe Rhaegar  podrían  ser  parte  de  estas intrigas,  él indagó  por el  Mar Angosto  en Pentos  e  importó  a  un  eunuco  de nombre  Varys, para  que  le  sirviera  como  su Consejero  de  Rumores, razonando  que  sólo  podía  confiar  en un hombre  sin  amigos, familia, o  lazos  en Poniente.  La  Araña, como  fue conocido  pronto  por  el pueblo  del reino, usó  el  oro  de  la corona para crear una inmensa  telaraña de espías.  Por el  resto  del reinado  de  Aerys,  él se agacharía al lado  del rey,  susurrando  en  su  oído. Después  de  Duskendale,  el  rey  empezó  también a desplegar señales  de  una  obsesión  cada  vez  creciente  con  el fuego  de  dragón, similar  a la que  habían  tenido  algunos de  sus antepasados. Lord  Darklyn  nunca se  habría atrevido  a  desafiarlo  si  hubiera sido  un  jinete  de  dragón, Aerys  razonó. Sus empeños por  volver  a  surgir a los dragones  de  los  huevos hallados en  las profundidades  de  Rocadragón  (algunos tan  viejos que  se  habían  vuelto piedra) no  tuvieron  éxito, sin  embargo.   

Frustrado,  Aerys  se  volvió  a  la Sapiencia del  antiguo  Gremio  de  Alquimistas  que  conocieron  el secreto  de producir el  volátil  jade  verde,  substancia  conocida  como  el  fuego  salvaje,  que  se  dijo,  era un  primo  cercano  de fuego  de  dragón. Los piromantes se  volvieron  un  adorno  regular  en su corte,  cuando  creció  la  fascinación  del rey  por el  fuego.  Por  280  DC, Aerys II había quemado  a los  traidores,  asesinos,  y  conspiradores,  en lugar de ahorcarlos  o  decapitarlos.  El rey  parecía  sentir  un  gran  placer  en  estas  ejecuciones  ardientes  que  se presidieron  por la Sapiencia Rossart,  el gran  maestro  del Gremio  de  Alquimistas…  tanto  que  le  concedió  el título  de  Lord  a  Rossart  y  un  asiento  en  el concilio  privado.   La locura creciente  de  su Gracia  se  había  vuelto  inequívoca por  ese  tiempo. De  Dorne  al  Muro, los hombres habían  empezado  a  referirse  a Aerys II  como  el  Rey  Loco. En Desembarco  del  Rey,  lo  llamaban  Rey  Costra, por las muchas  veces  que  se  había cortado  en el  Trono  de  Hierro. Todavía con  Varys la Araña y  sus espías escuchando,  se  había  vuelto  muy  peligroso  expresar  cualquiera de estos  sentimientos  en  voz  alta.

Entretanto,  el  Rey  Aerys  estaba volviéndose  más  enajenado  que  nunca  con  su propio  hijo  y  heredero. Al principio  del año  279  DC, Rhaegar Targaryen,  Príncipe  de  Rocadragón,  se  comprometió  formalmente  con  la Princesa  Elia  Martell, la joven y  delicada hermana de  Doran  Martell,  Príncipe  de  Dorne. Se  casaron  al año siguiente, en  una pródiga ceremonia  en el  Gran  Septo  de  Baelor en  Desembarco  del Rey, pero  Aerys II  no asistió.  Le  dijo  al  concilio  privado  que  temía  un  atentado  contra su  vida si  dejara los confines  de  la Fortaleza Roja, incluso  con  su  Guardia Real para  protegerlo. Ni permitiría  que  su hijo  más  joven, Viserys, asistiera a  la boda de su hermano.

Rhaegar y Elia

Cuando  el  Príncipe  Rhaegar  y  su nueva  esposa escogieron  tomar como  residencia  Rocadragón  en  lugar de la Fortaleza  Roja, los rumores  volaron  rápidamente  por los Siete  Reinos.  Algunos afirmaron  que  el  príncipe  de  la corona estaba planeando  deponer  a su padre  y  tomar  el Trono  de  Hierro,  aunque  otros dijeron  que  el  Rey Aerys  quiso  desheredar a  Rhaegar y  nombrar  como  su  heredero  a  Viserys.   

Ni siquiera el  nacimiento  de  la primera nieta de  Rey  Aerys, una  niña nombrada Rhaenys,  nacida  en  Rocadragón en 280  DC,  hizo  algo  para  reconciliar  a  padre  e  hijo.

Cuando  el  Príncipe  Rhaegar  regresó  a  la  Fortaleza Roja  para presentar  a  su hija  a su  madre  y  padre, la Reina Rhaella abrazó  a  la pequeña amorosamente, pero  el  Rey  Aerys  se  negó  a  tocar  o  sostener a  la niña y  se  quejó de  que  ella  “huele  a  Dorne.”

Mientras  tanto,  Lord  Tywin  Lannister  continuó  sirviendo  como  la  Mano  del  Rey.  “Lord  Tywin  es  tan  grande como Roca Casterly,”  escribió  el  Gran  Maester  Pycelle, “y  ningún  rey  ha  tenido  nunca una Mano  tan  diligente  o capaz.”

 Aparentemente  afianzado  en  su  cargo  después de  la  muerte  de  Steffon  Baratheon,  Lord  Tywin incluso fue  tan lejos,  como  para  traer a  la  corte  a  su  joven y  bonita hija,  Cersei. En 281  DC, sin  embargo,  falleció  el anciano  caballero  de  la Guardia Real Ser Harlan  Grandison  y  el precario acuerdo  entre  Aerys II y  su  Mano  se  fracturó  finalmente, cuando  Su  Gracia  escogió  ofrecer  una capa  blanca  al hijo  mayor de  Lord  Tywin.

A los quince  años,  Ser Jaime  Lannister  ya era  un  caballero—  un  honor  que  había recibido  de  la  mano  de  Ser Arthur Dayne,  la  Espada del Amanecer,  a  quien  muchos consideraron  el guerrero  más  caballeroso  del reino. Jaime  se  había ganado  la caballería    durante  la campaña de Ser  Arthur contra los  bandidos conocidos como  la Hermandad  del  Bosque  Real y  nadie podría  dudar de  su proeza.

Ser Jaime  también  era el  heredero  de  Lord  Tywin  y  llevaba todas sus  esperanzas  de  perpetuar  la Casa Lannister,  y  el  título  de  señoría  recaería  en  su  otro  hijo,  el  enano  malformado, Tyrion. Es  más, la  Mano  había estado  en  medio  de  negociar un  pacto  político  ventajoso  para  Ser  Jaime  cuando  el rey  le  informó  de  su decisión.  De  un  golpe,  el Rey  Aerys había privado  a Lord  Tywin de  su heredero  escogido  y  le  había hecho parecer  tonto  y  falso.

El  Gran  Maestre  Pycelle nos dice que  cuando  Aerys  II  proclamó  el nombramiento  de  Ser Jaime  para  custodiar el Trono  de  Hierro, su  señoría  se  hincó, agradeció  al rey  el gran  honor ofrecido  a  su  casa.  Entonces, alegando enfermedad, Lord  Tywin pidió  la  venia del  rey  para  renunciar como  su  Mano.  El  Rey  Aerys  estuvo  encantado de  haberle  obligado  a renunciar.  Lord  Tywin dejó  su  cargo, se  retiró  de  la  corte  y  regresó  a  Roca  Casterly  con su hija.  El rey  lo  reemplazó  como  la  Mano  con  Lord  Owen  Merryweather, un  anciano  y  afable lameculos famoso  por reírse  de  cada  broma  y  agudeza proferida por el  rey.   De  aquí  en adelante,  Su  Gracia le dijo  a  Pycelle,  que  el  reino  sabría  con  toda certeza que  el hombre  que  llevaba la corona,  también gobernaba los Siete  Reinos.

Aerys  Targaryen  y  Tywin Lannister se  habían  conocido  desde que  eran  chavales,  habían  luchado  y  sangrado  juntos  en  la  Guerra de  los Reyes  de  Nuevepeniques,  y  habían gobernado  los Siete  Reinos  juntos por cerca  de  veinte  años, pero  en 281  DC  esta  larga sociedad  que  había demostrado  ser  tan fructífera al reino,  se  acabó.   Poco  después,  Lord  Walter  Whent  anunció  los planes  para un  gran  torneo  en  su  castillo  de  Harrenhal, para celebrar  el día  de  nombre  de  su hija soltera. Rey  Aerys II escogió  este  evento  para la investidura formal de  Ser Jaime  Lannister  como  caballero  de  la Guardia  Real…  poniendo  así en  movimiento  los  eventos que  terminarían en el fin  del  reinado  del Rey  Loco  y  escribirían  un  final a la larga regencia de  la Casa Targaryen en  los Siete Reinos.

Recordad que podéis suscribiros al blog y recibir las actualizaciones en vuestro correo electrónico y además seguirme en redes sociales:

Facebook

Twitter

Instagram

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s